Club Natación Ciudad de Alcorcón

SE PERDIÓ EL PARTIDO Y LA FE

No está siendo la Diosa Fortuna una aliada en esta segunda fase. El parte de bajas sigue creciendo y afectando a jugadoras muy importantes de nuestro equipo. Y con esta premisa, CNCA se presentó en las espectaculares instalaciones de Sant Sebastià para enfrentarse a un equipo llamado a codearse con los primeras espadas de División de Honor en pocos años. Y es que hablar del Atlètic Barceloneta son palabras mayores.

Y no sabemos si fue su nombre lo que las intimidó, pero sin hacer un gran alarde de juego, nuestras rivales se fueron al primer descanso con un claro 4-1. La defensa no funcionaba y el ataque reflejaba una de las carencias del equipo en el partido: la puntería. Una y otra vez, CNCA se estrelló contra los postes de la portería barcelonesa. Al final de los dos primeros tiempos ya habíamos estrellado 6. La suerte nos daba otro ‘palo’.

Aún así, en el segundo cuarto, el balance defensivo había mejorado hasta el punto de recordar la defensa que nos ha caracterizado en la primera fase y que hizo ser el equipo menos goleado del grupo y tercero de toda la División. Dejaron al CNAB en blanco, pero un solo gol a favor era corto bagaje para entrar totalmente en el partido. Resultado al descanso 4-2 y una sensación de oportunidad perdida.

En el tercero se jugó de tú a tú, y aunque el equipo catalán aumentó mínimamente la diferencia, no parecía que estuviera todo decidido. Eran los propios fallos los que evitaron que se pudiera estar más cerca. El 7-4 final del tercero parecía excesivo para los méritos de unas y otras.

En el cuarto definitivo, a Alcorcón se le acabó el fuelle. El cansancio hizo mella en nuestras jóvenes jugadoras y se sucedían los errores que facilitaron rápidas contras que acababan en gol o expulsión con penalti. CNCA ya no pudo hacer más que intentar evitar una goleada que se antojaba injusta y cruel, analizando lo visto durante todo el partido.

Ahora vienen dos semanas de descanso que el absoluto femenino tiene que aprovechar para recuperar jugadoras y confianza. No se está lejos de los equipos más punteros, por mucho que los dos últimos resultados nos hayan sido adversos. Es cuestión de superar la inseguridad para volver al sendero de las victorias. Lo dicho: hay que recuperar la fe perdida.

Vamos chicas. Vamos CNCA