Club Natación Ciudad de Alcorcón

CNCA CERTIFICA SU PASE

Tras una cuarentena y dos temporales, Filomena y Gaetán, retomaba el absoluto femenino la competición nacional. Y lo iba a hacer por partida doble, jugando dos partidos aplazados en el mismo fin de semana, en Marbella y Barcelona. No era el mejor plan disputar ambos encuentros consecutivos, contra rivales directos, en menos de 24 horas, y recorriendo el mapa geográfico de punta a punta, pero al menos pudieron hacerlo tras poder entrenar unos días, después de un largo periodo sin poder tocar agua.

Con tan poco bagaje de entrenos, el sábado se desplazaron nuestras chicas hasta Fuengirola, donde les esperaba el CW Marbella. Dicen que tras la ‘tempestad’ llega la calma, pero nuestras adversarias se encargaron de desdecir el refrán, exigiendo a las alcorconeras a no caer en ningún tipo de relajación.

El equipo andaluz necesitaba ganar para intentar asegurar esa tercera plaza que da acceso a jugar entre los 6 mejores, y desde el inicio buscó llevar la iniciativa. Con marcador en tablas (2-2) terminó un primer cuarto donde las nuestras se sintieron incómodas. Imprecisas en los pases, una circulación no muy fluida y una defensa que no terminaba de frenar sus acometidas. En ese tiempo, la actuación de nuestra portera sostuvo al equipo, lo que permitió que no se nos fueran en el tanteo.

No cambió mucho el segundo cuarto. CNCA seguía sin encontrar el camino y a duras penas conseguía mantener la igualdad en el marcador. Al descanso 4-4 y partido nuevo.

Esos minutos sentaron bien a nuestras absolutas y, aunque la igualdad era la nota predominante, la inercia había cambiado de sentido y ahora se jugaba más en la portería rival. Seguras en defensa, el ataque empezó a enseñar el peligro que tienen los brazos de nuestras chicas. Solo los palos frenaron el ímpetu (4 consecutivos), pero el panorama había cambiado. Al término del cuarto 5-6.

Y los pronósticos se confirmaron. CNCA consiguió pronto ese gol que abría brecha y tras un uno más, perfectamente jugado, amplió la diferencia a tres, lo que supuso un mazazo para las locales. Fueron los mejores momentos y se aprovecharon para asegurarse una trabajada victoria. A pesar de los últimos coletazos del Marbella, la victoria ya no corrió peligro.

Al final, 7-11 (parcial de 2-5) y tres puntos importantísimos que suponían la clasificación matemática para jugar, a falta de tres jornadas, en el grupo por el ascenso

Y con ese buen sabor de boca, vuelta a Madrid para desplazarse a primera hora del domingo rumbo a Barcelona. Otro partido a cara de perro contra UE Horta, pero ya con los deberes hechos.